¿Qué energía lumínica tengo que contratar?

Nuestro recibo de electricidad se divide por el consumo y la potencia de luz, por lo que saber cuál es el nivel de potencia más adecuado para nosotros nos ayudará a ajustar nuestros recibos de energía al máximo. Para saber qué tipo de potencia eléctrica debemos emplear, hay que tener presente factores como la cantidad de electrodomésticos que tenemos, cuánta electricidad consume cada persona, pero lo más importante es saber  cuántos electrodomésticos usamos habitualmente al mismo tiempo. Analicemos lo que hay que considerar para saber qué tipo de abastecimiento eléctrico disponer para no pagar en exceso por nuestro recibo.

¿Qué es la potencia eléctrica?

Es la energía que una familia puede consumir al mismo tiempo. Es decir, esta es la potencia máxima consumida por diferentes electrodomésticos conectados al mismo tiempo en nuestro hogar.

Por tanto, la potencia lumínica que tenemos que contratar debe ser la correcta, ya que depende de la cantidad de electrodomésticos instalados en nuestro hogar, cómo los usamos, y cuántos electrodomésticos queremos usar al mismo tiempo. Cuantos más electrodomésticos tengamos o usamos, más electricidad necesitamos y, por lo tanto, más electricidad pagaremos.

La métrica utilizada para calcular la potencia eléctrica es kilovatios (kW). Cuantos más kilovatios dispongamos, mayor será el coste de la factura de la luz, porque el coste fijo del recibo eléctrico dependerá de la factura de la luz.

¿Cómo sé qué potencia de luz debo contratar?

Primeramente, tenemos que saber distinguir dos situaciones, si disponemos de abastecimiento de luz o si todavía no tenemos el alta realizada. 

  • Si no hemos firmado un contrato de suministro de energía

Lo primero que debemos hacer es consultar el boletín eléctrico de la casa. El boletín de electricidad es un documento oficial emitido por un instalador autorizado. Dicho documento acredita que la instalación está en buen estado, qué tipo de instalación disponemos (monofásica o trifásica), la potencia recomendada y potencia máxima.

  • Si hemos firmado un contrato de electricidad

Si la potencia contratada es superior a 15 kW, el contador máximo del contador eléctrico mostrará la demanda máxima en su hogar cada mes. Como resultado, podremos saber qué energía consumimos y, por tanto, qué energía debemos contratar. Por el contrario, si la potencia contratada es inferior a 15 kW, se deben tener en cuenta los siguientes aspectos para entender la potencia lumínica que debemos contratar para la vivienda:

  • Saber si su tipo de fuente de alimentación es trifásica o monofásica.
  • Debemos saber cuántos tipos de electrodomésticos hay en la casa y cuáles pueden funcionar al mismo tiempo. Si tenemos estufas de cerámica, secadoras, calentadores eléctricos … … la demanda de energía será mayor

Otra forma de saber qué fuente de alimentación utilizar es mediante la tecnología de prueba y error, mediante la cual podemos encender todos los electrodomésticos al mismo tiempo para ver si el ICP está saltando. Si el ICP no salta, significa que nuestra energía de contrato supera nuestras necesidades, por lo que podemos reducir la energía del contrato y ahorrar algo de dinero.

¿Qué abonamos por la potencia contratada?

La suma de los costes de la electricidad, además del consumo, también depende de la electricidad que contratemos, porque los kilovatios tienen un precio determinado. La potencia contratada paga una parte fija, mientras que el consumo paga una parte variable.

Muchas tarifas están sujetas a discriminación horaria, es decir, el costo de los kWh varía según las diferentes horas del día y suele ser más caro durante el día que durante la noche.

¿Qué energía lumínica debo contratar?

La potencia mínima suele ser de 2,3 kW, y la potencia máxima está entre 10 kW y 15 kW (según la tensión). La potencia más habitual es de 2,3 kW, 3,45 kW, 4,6 kW y 5,75 kW, pero la potencia recomendada suele ser aproximadamente 3,45 kW y 4,6 kW.

¿Has contratado el suministro eléctrico necesario para tu casa?

Deja un comentario

Ir arriba